Zara, una estrategia de publicidad clara y de éxito

Si estás pensando en abrir tu propia tienda de ropa, como las que ofrece a modo de franquicia o multi y monomarca el Grupo Reprepol dentro del ámbito infantil y de gran éxito entre los padres, vamos a hablaros de la estrategia de publicidad del establecimiento buque insignia de Inditex, la firma Zara. Este grupo ha situado a su dueño (tras repartir su dinero después de una separación) en el top-5 de los hombres más ricos del mundo, así que algo estarán haciendo bien.

Este gallego es en la actualidad la segunda persona más rica del mundo después del estadounidense rey de la informática Bill Gates y por delante de personalidades como Warren Buffett, Carlos Slim, Jeff Bezos o Mark Zuckerberg. Una fortuna de 67.000 millones de euros le respalda, y se basa principalmente en el negocio de Inditex, el capital inmobiliario y las inversiones en la bolsa.

¿Y cómo invierte Inditex, o concretamente Zara, en publicidad para que le vaya tan bien? Pues aquí está la gracia: no se gasta un duro en ello. No podemos abrir una revista y encontrarnos con ninguna publicidad de Zara, tampoco en el periódico. Si acaso alguna revista de moda puede hablar de alguna prenda que ellos hayan localizado y pegue con alguno de los looks que proponen, pero publicidad pagada como tal no existe. Tampoco veremos a una de sus maniquíes posando para salir en el poster de alguna marquesina. Como mucho no hacen más que los catálogos de la compañía o las propias fotos que se cuelgan dentro de los establecimientos.

Y es que para Zara su mejor publicidad es su propia tienda. No hay mayor secreto que este. Si el magnate de la moda gallego desea dar a conocer su firma, lo hace plantándola en el mejor lugar posible. ¿Y esto por qué es así? Pues porque el sentido de la publicidad es que tú veas algo y te entre la necesidad de ir a comprarlo. Pero con Zara es mucho más sencillo. Lo tienes delante. Es decir, el producto que ansías lo ves en un gran escaparate y basta con entrar a la tienda para hacerte con él. Porque pese a estar en las mejores calles de todas las principales ciudades del planeta, donde se encuentran las mejores boutiques, en Zara puedes encontrarte ropa desde los dos euros prácticamente, así que difícilmente vas a ver algo que no puedas adquirir.

Asimismo, hay que fijarse muy bien en cómo son estos edificios en los que Zara afinca sus tiendas. Nada más verlos te das cuenta de la sobriedad de los mismos. Paredes blancas que si acaso contratan con el color negro de los posters y el mobiliario. No hay más. Con un escrupuloso orden e intentando que haya siempre mucha limpieza, la atención del consumidor se centra nada más que en las prendas a adquirir. Difícilmente hay algo que le pueda distraer de aquello para lo que ha entrado, que es a comprar moda. Pero es más, podemos pensar también en cómo ha entrado: por una enorme puerta donde nunca se chocará con nadie al pasar, ya que está pensada para eso, como invitando a entrar al consumidor.

El dominio de Zara, amenaza por Primark

Pese a las buenas cifras de cualquiera de las tiendas del grupo Inditex, el fenómeno Primark sigue en ascenso. Tras una década en España, la cadena irlandesa de ropa de bajo coste no deja de incrementar sus ventas y se hace también con edificios emblemáticos, como ha ocurrido con el tan saturado de la Gran Vía madrileña, donde la gente ocupa incluso la calzada y se amontona al entrar y al salir. De hecho, Primark ya ha superado en ventas en España a Zara. De cada 10 prendas que se venden en nuestro país, ocho de ellas salen de la tienda que está revolucionando la forma de comprar de los españoles.