¡Oportunidades informáticas de segunda mano y nuevas a cualquier hora y día!

¡Oportunidades informáticas de segunda mano y nuevas a cualquier hora y día!

Siempre me pareció vergonzoso el despilfarro que cometemos en nuestras sociedades industriales y desarrolladas, y desde que vi en la televisión el documental “Comprar, tirar, comprar…”, ¡ya ni te cuento! Lo de la obsolescencia programada me parece pues un procedimiento en el que queda reflejado lo peor y lo más sucio del ser humano, a saber la avaricia, su afán por poseer siempre más y más –sin ser ello necesario para vivir–, a costa de todo lo demás. “Aparentar en lugar de ser…”, ése sería a mi parecer el lema idóneo para definir dicha fea costumbre. Personalmente, yo intento siempre en la medida de lo posible llevar una vida sostenible reciclando, comprando en los pequeños comercios de proximidad o de segunda mano. Por ello, cuando el otro día se me fastidió el ordenador portátil estando a medio de un trabajo, lo primero que hice fue buscar en Internet tiendas que propusieran productos informáticos revisados de ocasión. Después de haber estado navegando un tiempo por la web, caí sobre la empresa IDC, una tienda especializada en venta de equipos informáticos y ordenadores de las mejores marcas, pero la mayoría de segunda mano, lo cual me pareció muy interesante. Asimismo, constaté que no sólo los precios que proponían eran inmejorables sino también todos aquellos servicios que ofertaban (mantenimiento informático a nivel nacional, etc.). También pude leer que vendían repuestos informáticos difíciles de encontrar, ¡y eso acabó por convencerme!

La obsolescencia programada o planificada 

¿Qué se entiende por obsolescencia programada u obsolescencia planificada? Estos términos por muy increíble que os lo parezca, significan que el período de vida útil de un producto se planifica de antemano por el fabricante o diseñador ¡antes de que el mismísimo producto haya sido creado! ¡Qué fuerte! ¿No? Según las fuentes históricas, parece ser que el origen de dicha apelación remonte al año 1932, cuando para acabar con la Gran Depresión, Bernard London propuso lucrarse a costa de la sociedad a través de la obsolescencia planificada y obligada por ley (aunque no se llegase a aplicar).

Comprar productos informáticos de segunda mano ayuda a preservar el medio ambiente

De que comprar productos de segunda mano ayude a preservar el medio ambiente ¡no cabe duda! Sólo hace falta pensar en ello unos cuantos minutos para percatarse de la veracidad de esta acepción y reconocerlo… Pues todos aquellos ordenadores supuestamente inservibles u obsoletos ¿a dónde van a parar? ¡Al basurero! Yo no sé en efecto hasta dónde llegaremos si seguimos produciendo de esta manera, a lo loco, sin pensar en las repercusiones medioambientales que pueden generan a lo largo todos estos “viejos” productos. ¿Verdaderamente es esto lo que queremos ofrecer a las generaciones futuras? ¿Un horroroso y gigantesco vertedero en lugar de un bonito planeta?

Lo “inservible” sirve y te permite ahorrar

Comprar un ordenador obsoleto te puede servir por mucho que te quieran hacer creer lo contrario. Por ejemplo, lo puedes utilizar fácilmente para navegar por la red, leer tus correos electrónicos, jugar, etcétera. Asimismo, puedes trabajar cómodamente con un software que no conste de no sé cuántas gigas en su disco duro, ni de una extensa memoria RAM… Además, las nubes de software, los discos duros virtuales y todo ese tipo de aplicaciones te permiten hacer cantidades de cosas que ponen de relieve la casi inutilidad de comprar siempre y cada vez más sofisticados y nuevos productos informáticos. Piénsatelo bien antes de comprarte uno de estos nuevos productos: ¿verdaderamente lo necesitas o sólo es por seguir el “vulgar e hipnótico movimiento”? Seguro que llegas a la misma conclusión que yo… De hecho, los netbooks son la prueba irrefutable de que no es ni fundamental, ni necesario vivir con una unidad DVD, ni con un procesador hipersónico. Por lo cual, estoy cada vez más convencida de las ventajas que comporta comprar artículos informáticos y demás de segunda mano.

Estoy harta de qué me digan: “haz esto y no lo otro, compra esto y no aquello, come de esto y no de eso, calla, habla…”. Pues no sólo soy un ser de carne y hueso sino también un ser capaz de pensar y de razonar… Por todo ello, pienso que nuestra prioridad debería ser para cada uno de nosotros la protección de nuestra Madre Tierra, y el reciclaje forma parte de ello. Ah… ¡por cierto!, especificaros que recibí hace unos días mi ordenador portátil de ocasión de la tienda IDC, y que va la mar de bien. Lo dicho…