Anuncios inferiores a 6 segundos para Internet

Anuncios inferiores a 6 segundos para Internet

Cuando hablamos de vídeos en publicidad lo primero que nos viene a la mente son los anuncios de televisión, y con razón, porque hasta ahora han sido los que más beneficios han reportado a las marcas ya que aparecer en televisión solía ser sinónimo de grandes ventas. Sin embargo, a pesar de que en España no somos famosos por llevar grandes campañas de publicidad multinacionales, hay empresas muy famosas como Discovery.es cuya función es buscar localizaciones para rodar, tanto films, como publicidad, y ha sido precisamente esta empresa la que nos ha descubierto el nuevo “doblón de oro” de la publicidad en este sentido: los vídeos en Internet.

Hay vídeos en Internet que se han convertido en virales en menos de un día consiguiendo millones de visitas en pocas horas así que, pensándolo bien ¿es o no es más rentable conseguir que un vídeo viral que muestre tu marca obtenga esas visitas en YouTube o Google? Hablamos de vídeos con poco presupuesto que consiguen que millones de usuarios se queden parados frente a la pantalla del ordenador para verlos.

Pero, como todo, siempre hay un problema: que como ahora a todos interesa este producto cada vez son más los anuncios que se esconden tras los vídeos virales y, por lo tanto, cada vez hay más usuarios que los identifican y que pasan de darle al play.

A raíz de todo esto me viene a la mente la red social Vine, que aunque aún no es muy conocida en España, viene pisando fuerte.  Se trata de una red donde se comparten vídeos inferiores a 6 segundos que, aunque parece poco tiempo, hay verdaderos artistas que consiguen increíbles efectos con ellos.

Los anuncios en vídeo son los mejor pagados en Internet, de hecho el año pasado la publicidad en YouTube se multiplicó en un 200%, pero también son los que más enervan a los usuarios: la mayoría de ellos salta el anuncio, si es posible, en tan sólo 5 segundos.

Vine, con sus seis segundos de duración podría ser la herramienta perfecta para la publicidad online. Los internautas no lo pasarían por su corta duración y las marcas se asegurarían así de que el consumidor lo ve. Además, encaja perfectamente con la manera de consumir de los millennials, una generación totalmente multitarea que se centra durante pocos segundos en lo mismo. De momento, Vine no parece rentable y Twitter tampoco tiene pensado monetizarlo, ya que es el propietario de la red de vídeos. Al igual que Facebook con Instagram, se está pensando muy bien qué pasos dar.

Si tenéis curiosidad podéis ver los mejores Vines en español, aquí.